29 de septiembre de 2022

Historia Con Frecuencia

Deporte y Cultura

La final del primer Mundial, la doble actuación de Gardel y la histórica polémica por la pelota

Se cumplen 91 del Uruguay vs. Argentina de 1930. Dos historias que rodearon aquel partido, una con el cantante de tango y otra con el balón.

Un 30 de julio de 1930, en el estadio Centenario de Montevideo, la Copa del Mundo se puso en juego en el clásico rioplatense. A 91 años de aquella final suena increíble pensar que hasta último momento no se sabía con qué pelota se iba a disputar el partido.

Uruguay Argentina habían sido los finalistas de los Juegos Olímpicos de 1928, donde los Celestes se quedaron con la medalla dorada. Estos viejos conocidos volvían a cruzarse en una final y ninguno quería dejar pasar ni el más mínimo detalle. Los tire y afloje incluyeron hasta a Carlos Gardel, el emblemático cantante de tango de origen francés, dio un breve show en ambas concentraciones para quedar bien con las dos parcialidades.

En la previa del partido, cada selección quería jugar con una pelota hecho en su país y eso fue un problema para el árbitro de la final. “La animosidad entre los dos países, que se reveló desde el momento en que hubo que escoger balón para el encuentro. Cada equipo llevaba un balón de fabricación nacional y pretendía no jugar más que con el suyo. Hubo que elegir tirando a cara o cruz”, contó John Langenus, el referí belga, en su libro ‘Silbando por el mundo’.

El sorteo dictaminó que en el primer tiempo se iba a utilizar la pelota argentina. Con ese balón la Albiceleste se fue al descanso ganando 2 -1. Uruguay había logrado abrir el marcador gracias a Pablo Dorado mientras que Argentina consiguió dar vuelta el resultado con tantos de Carlos Peucelle y Guillermo Stábile.

En la segunda mitad y ya con el balón uruguayo, la Celeste torció la historia a su favor. José Pedro Cea, Victoriano Santos Iriarte y Héctor Castro convirtieron para el local dejando el resultado final de 4-2. La copa Jules Rimet quedó en manos de los dueños de casa y en el segundo tiempo, también de la pelota.

Ese histórico balón que definió la primera final del mundo actualmente es exhibido en el Museo de la Selección en España. El mismo fue donado por el coleccionista Pablo Ornaque que había adquirido la pelota en el año 2006 en una subasta realizada por la familia de Raúl Jude, ex presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol.

Si te gustan las entrevistas en profundidad, historias y efemérides, seguí los contenidos de Al Ángulo a través de TyC Sports. También podés registrarte gratis e indicar tus preferencias para recibir notificaciones en tu browser o bajate nuestra APP (disponible en Android & iOS).

Fuente: www.tycsports.com.